martes, 2 de febrero de 2010

A mis 19 añitos, solita


La casa está en silencio
y hay dos mariposas congeladas
en una bola de cristal.
Huele a rancio, hemos apagado las colillas
en los platos de la comida.
Todavía que soy joven es el momento
de ser desordenada y hacer locuras.
En la mesa hay una libreta abierta
con mis poemas y en el suelo de mi habitación
las bragas que anoche alguien me quitaría.
Es domingo día del padre y llueve.
En el futuro imagino un domingo también lluvioso
día del padre en otra casa en silencio, si puede ser algo
más limpia y más ordenada, con otra libreta
abierta en una mesa y un cajón
lleno de bonitas bragas que ponerme.
Te podrá parecer que no espero gran cosa, a mis 19 añitos,
de la vida, pero si alguien además del rabo
metiera dentro de mí sus ojos vería
que lo espero todo.

4 comentarios:

manuespada dijo...

Bonito, bionito texto, precioso.

Arruillo dijo...

Desborda sensibilidad todo lo que sea lee.
Enhorabuena.
Un saludo

Diego N. dijo...

Ese título no es la primera vez que funciona, sólo que ahora tiene nombre, pueblo y jubilación por enfermedad.
Un saludo a Zoe. Hace mucho que no nos sabemos.

Diego N. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.