lunes, 13 de septiembre de 2010

En el porno




En el porno, tal como lo entiendo yo, no vale que te digan madura interesante se lo monta con su sobrino. Tienes que ver con tus propios ojos cómo una mujer guapa, con perlas en las orejas y una pulsera de oro en la muñeca coge la polla con ternura, la acaricia, la moja con su propia saliva y la frota hasta que el chico se corre. En el porno bueno la mujer, aunque esté desnuda, que no es imprecindible, ha de tener una mirada tierna, comprensiva y sabia, pero hay mucho porno malo, es lo normal. También abunda la fruta sin sabor, acorchada y la literatura de fritanga. He trabajado toda mi vida y esto del porno ahora es una cosa más. Son unos chicos muy simpáticos, pero a veces se les nota la inexperiencia. Habilidosos, eso sí. Les digo las cosas con mucho cuidado. Rodamos con mis indicaciones porque se han dado cuenta de que luego funciona bien. Trabajo con el primer plano y con el plano medio en los que se me ve a mí o la polla del chico delante de mí. Trabajo con la expresión del rostro, con el lenguaje de los ojos, no me hace falta gemir ni fingir. Cuido mi vestuario y mi maquillaje. En ocasiones también hay que echar mano de trucos, como la mirada turbia a la cámara en el lugar en el que están los ojos del chico. Los cortes no deben durar más de cuatro minutos.

2 comentarios:

Chicas dijo...

Que interesante resultan todos estos comentarios de lo que creo que llamais "making off". Cierto que te hace verlo de forma más natural, más real, e incluso que yo diría que me excita más ver el como se hace que lo que se hizo.
En fin, supongo que es la novedad.
Besos de Lulu

manuespada dijo...

Qué bien lo has definido, Antonio, me ha encantado el post.