domingo, 21 de octubre de 2007

Para qué abrir un blog

Para qué abrir un blog.
Esto es lo que me pregunto. Hasta la fecha he ido escribiendo y publicando en un portal de relatos de manera automática. No necesitaba esperar la aprobación de un editor o webmaster. El acto de sacar el relato a la luz era inmediato. Para mí eso era fundamental. Y luego a escribir otro cuento. Así he cosechado algunos lectores. Benditos.
Al cabo del tiempo (aproximadamente dos años) me encuentro con un buen número de textos. ¿Qué hago? ¿Sigo escribiendo ad infinitum relatos más o menos cortos, de unas 2000 o 2500 palabras? Porque la verdad es que a lo largo de esos 24 meses he sacado casi un cuento a la semana. Todo dicho así parece como si tuviera una churrería o un taller de cerámica en el que cociese botijos. Pero bueno, llega un punto en el que uno dice, ahora vamos a girar por aquí, o por allí, vamos a empezar a darle un cambio a lo que hago, o a cómo lo hago, en fin esas cosas. Lo normal, como cuando uno tiene una novia y se plantea si sigue adelante o hasta ahí.
Y me lo digo, venga, manda algo de lo que tienes a alguien que publique en papel. Para mí el salto al papel tiene un valor simbólico para poder comenzar con otra etapa. Y en ello estoy, esperando respuesta. Mientras tanto, hazte un blog, me digo. Pero mantén el ritmo de un relato a la semana. A ver si podemos, trabajo en un instituto, tengo responsabilidades familiares (dos hijos) y además me gusta perder el tiempo.
Lo primero ha sido investigar por la red. Qué cantidad de blogs literarios. Y me pregunto, cómo vas a meter cabeza tú ahí.
Si tengo en cuenta mis limitaciones en el manejo del mundo informático y mi capacidad para aturdirme, lo mejor es que me lo tome con calma. De cualquier manera me gustaría llevar en este blog dos secciones bien diferenciadas. Una de relatos y otra de diario, como esta entrada.
¿Hay alguien ahí?

6 comentarios:

Alberto M dijo...

A la última pregunta: Sí.

Gatito viejo dijo...

Como ves te devuelvo la visita. Tenía curiosidad. Te deseo suerte en tu nuevo proyecto. Abrir un blog es como plantar un árbol o escribir un libro, se hace con mucha ilusión. Hay muchos blogs, es verdad, pero siempre seleccionamos y visitamos los que más nos interesan, no se puede llegar a todo. Es como lanzar una botella con un mensaje en mitad del oceano, no sabemos si alguien lo recibirá, pero es bonito tratar de comunicarse, y la espera a veces vale la pena ¿no?
Saludos

xrisstinah dijo...

¿Ves? Ya eres una persona normal en lugar de ir pasando frío por ahí sin un blog con el que abrigarte.
Somos muchos los que vendremos a visitarte y beber tus relatos de barro con suerte.

hombredebarro dijo...

Me alegra tener gente por aquí, pensé que iba a ser más difícil. Un saludo a todos y espero que os resulte interesante venir de vez en cuando.

ANTONIO dijo...

Oui, c'est moi.
Cojones, el mismo de siempre.
Hay escritores que han tenido mucho éxito con sus Diarios.
El tuyo ha empezado bien, tienes varios visitantes ya. Adelante, pues.
Eres muy observador, has dejado algunas impresiones que te hacen meditar, pero esto de querer aspirar a escritor es posible para algunos que nacieron con ese don, no para otros -like me- que son de los 'pelmas', erre que erre, dale que te pego, a ver si un buen día aprenden.
Saludos.

Carlos Arnal dijo...

Cuando empiezas a publicar un blog, siempre te haces la misma pregunta de ¿hay alguien ahí?

En mi caso todo empezó más bien por casualidad, a principios de este año. Navegando por internet descubrí el universo de los blogs y empecé a escribir en uno propio sobretodo como una exigencia para mí mismo, como una manera de disciplinarme un poco para escribir y sacar el polvo a relatos que de otro modo no podría compartir con los demás. Compartir y además aprender, sobretodo gracias a otros blogs literarios que corren por ahí. En ellos he conocido a otros autores nuevos, escritores de relatos que de otro modo habrían seguido siendo desconocidos para mí (de esos que no nos enseñaron en el instituto: en mi caso el plan de estudio acabó en la generación del 98...)

En fin, yo tampoco llevo mucho tiempo en esto de internet, pero he dado con tu blog recién estrenado gracias a "El síndrome de Chéjov" y espero adentrarme sin prisas (a veces navegamos a toda vela y pasamos de largo). Mucha suerte, poco a poco irás teniendo seguidores.

PD:Me resulta curioso que también seas uno de esos que estudiaron clásicas. Yo me licencié en el 97 y después de una breve experiencia, decidí que dar clases no era lo mío.