domingo, 27 de abril de 2008

El sacaleches



Afirmación:
El microrrelato, así a grosso alfonso, es una mierda.

Demostración:

Desengaño
El espía que surgió del frío se quedó helado cuando le trajeron la cuenta.
(Pág. 48, de Venidos del miedo, de Julián Sánchez Caramazana, editorial Páginas de Espuma)
Ni como chiste tiene gracia.

Meteorología aplicada
Hace tiempo me pagaron con un cheque sin fondos de un Banco de Niebla. Gracias a no haberlo podido cobrar, he gozado siempre de claros.
(Pág. 159, de De lo tuyo a lo mío, de Pere Calders, Laia Literatura)
Supongo que no se refiere a Niebla, pueblo de la provincia de Huelva, sino a una Niebla metafísica. Puede que como punto de partida no esté mal para una historia. Pero se vuelve a optar por la gracieta, que ya venía anunciada en el título.

Hipnosis
Me propuse hipnotizarla. Nos miramos fijamente a los ojos. Eran los suyos unos ojos de mar, calmos, hermosísimos. Me fui perdiendo en sus profundidades. Sin darme cuenta, terminé siendo yo el hipnotizado.
(Pág. 246, de Grandes minicuentos fantásticos, Hipnosis es de Ángel Guanche)
Cualquier dibujo animado de esos en los que los ojos empiezan a convertirse en órbitas tiene más gracia, porque la paradoja es de una profundidad nula a estas alturas, que no digo yo que no fuese interesante en el siglo 19.

Historia fantástica
Contar la historia del día en que el fin del mundo se suspendió por mal tiempo.
(Pág. 274, de Grandes minicuentos fantásticos, Historia fantástica es de Augusto Monterroso)
Pues ea, a contarla, otra vez con la gracieta meteorológica.
El otro tema.

El caso Zafón. Peliagudo.

Veamos una de las cosas que dice Justo Navarro en su reseña ¿crítica?
En Blablabelia, sábado 26 de Abril, 2008.
“Carlos Ruiz Zafón es un devoto de la literatura y ha erigido un museo de lugares literarios, semejante a la Disneylandia de réplicas de edificios monumentales, o al Pueblo Español de Barcelona, que,cuando en la Exposición Universal de 1929, duplicó fabulosamente calles y casas en una síntesis de la arquitectura vernácula.”

Intelijencia dame el nombre exacto de las cosas. ¿Qué quiere decir Justo Navarro? Yo adivino un rodeo, una de esas perífrasis que en tiempos de censura sirven para decir lo que no puedes decir. Si un tipo va a vender un millón de libros, hay mucho en juego, para que venga un guapo a decir: esto es cartónpiedra.

Más adelante dice el reseñista:
“A Carlos Ruiz Zafón le gustan las frases ritualmente literarias. Si su héroe entra en la casa que acaba de alquilar, lo hace como una legión de “exploradores británicos adentrándose en las tinieblas de un milenario sepulcro egipcio”. El atardecer cubre el cielo “como un sudario rojo”. Barcelona es “un perpetuo y negro crepúsculo de humo de fábricas”

Intelijencia, ¿y ahora cuál es el nombre?
Tópico.

Justo Navarro, al que no he leído mucho, sólo hace tiempo una novela sobre dobles, es un autor económico, de obras contenidas, de pocas páginas. La obra de Zafón tiene 668. ¿Cuántas le habrán parecido prescindibles?

Supongo que es dura la vida del escritor que no ha llegado ser un firmabragas. Supongo que hay necesidad de sobrevivir en un mercado que está atrofiado por fenómenos como la zafonmanía. Supongo que es difícil decir lo que te parece una novela que le va a gustar a un millón de lectores. Sólo lo supongo.

Y del otro lado la alternativa indie, la nocilla. El infantilismo ya en el nombre como apodo generacional. La estrategia comercial al servicio de la calidad cultural. De la literatura de autor de ruptura.

Qué manera de tocar los huevos, oiga.

Por ahora me quedo con este rollo de la literatura de blog, con este té de señoritas provincianas. Tan pudorosas, tan bienpensantes. Mi pastelito tiene una buena dosis de veneno, quizás es que soy sólo un envidioso que considera el éxito prueba de incapacidad o inmoralidad. O quizás sea otra cosa. Vete tú a saber.

Después de ir el viernes a urgencias para que me pusieran un chute de corticoides y un poco de oxígeno para la crisis asmática, me puse a repasar los lapsus de la edición de “Mucha suerte”. Supongo que en las lamentables condiciones en que me hallaba se me habrán colado tantos como conseguí pescar.

Han estado aquí también Marcos y María, por dar dos nombres fingidos, en una visita relámpago de fin de semana con extensión incluida a Granada. Han dejado a las niñas a más de mil Kilómetros en la ciudad de P. Ella cada cuatro horas tenía necesidad de un lugar discreto para sacarse leche, pues está amamantando a la pequeña. Me ha pedido que por favor no contara nada de eso en este blog. Le he dado total seguridad de que era lo primero que iba a hacer. Pero al final, en la disposición de materiales, lo he dejado para el final.

Un beso, Marcos y María (nombres fingidos que coinciden exactamente con los originales).

Y en cuanto al lema que comparto con Pajares, follar, follar, follar, en ello estamos. Amigos.

10 comentarios:

Enrique Páez dijo...

Hombre de barro, eso me lo apunto: Zafón, el firmabragas. Sánchez Dragó alardeaba hace años (seguro que lo sigue haciendo) de que literalmente lo hacía. Estoy tan de acuerdo contigo (excepto en lo de los microcuentos, que los hay buenos, como en las greguerías de Gómez de la Serna, a veces payasayas a veces genialidades), que hasta en el menopaúsico té de blogs me reconozco. Ole tus huevos.

Alberto M dijo...

Las últimas dos entradas creo que son en este momento las mejores que te he leído -y comprendo prescindible el comentario-.

¿Quien era el que decía que escribir con el rencor funciona siempre?
-Es una opinión: también lo cura, lo mejora-.

Has dado en el clavo en todo y para eso siempre hay que tener adaptado el dedo gordo a lo que llegue.

Lema para posteridades: Como Pajares, a todas horas, Hombre de Barro!! Lástima que no falte quien recuerde a la mínima la anécdota follística de Stendhal tras escribir La cartuja de Palma.
O quien, respecto de lo otro, haga uso de la máxima que indica que el sustituto menos bueno de la inteligencia es el ingenio.

Bueno, que lo vean.
Porque yo no sé de qué hablan.

Un abrazo.

(Y escribes cosas cojonudas eh -perdona la opinión- Yo me pierdo bastante porque produces mucho, claro que... decía un colega que también anda escribiendo... ¿Si no?). Definitico: Viva tu mala leche.

Luis Recuenco dijo...

Bajo el epígrafe 'hipnosis' escribes un párrafo qu eme ha recordado el cuento Axolotl, de Cortázar. Escribes de puta madre.

Oscar Alonso Alvarez dijo...

Me gusta lo del "te de señoritas provincianas", sobretodo cuando acaba en botellón.
Un saludo, saca(mala)leche

Oscar Alonso Alvarez dijo...

Amigo, hombredebarro, se me olvidaba comentarlo: me ha parecido muy interesante la sugerencia que hacías en mi blog sobre un futuro intercambio pose-careto. ¿Cómo podemos ponernos manos a la obra?
Un saludo

Ton de Bass dijo...

Que amamanten los queridos y se amamanten los poderosos de poderes. Como decía la canción: "vuelva el rico a su riqueza y el pobre a su pobreza" y entre tanto blogeemos libremente, que maravilloso ejercicio haces de ello.
Un buen saludo tio.

Sirena Varada dijo...

Además de vitriólico le das duro a Zafón (y me encanta). No se puede pedir más.

frikosal dijo...

Firmabragas, sacaleches...
Por este camino vas a terminar preso.

hombredebarro dijo...

Gracias por vuestros comentarios:
Enrique, Alberto, Luís, Óscar, Ton, Sirena, Frikosal.

marisopli dijo...

Con todos mis respetos, se dice hintelijencia