miércoles, 4 de junio de 2008

Sen Verbas





3 comentarios:

Diego dijo...

Poetas greñudos muertos prematuramente y "Escribir es siempre distinto a lo que la gente piensa" H.M.

Manos arriba.
Esto es un recuento de lectores.

Joder, el libro ya ha llegado a la Villa del libro en Valladolid y yo encargándolo por correo.

hombredebarro dijo...

Este jeroglífico es muy sencillo para los que tenéis el libro.

A los que no lo tenéis os quiere provocar la curiosidad. La de tenerlo, claro. Porque durante el mes de Junio me voy a dedicar a la venta ambulante. Voy a escribir con aviesas intenciones mercantiles.

¿Pero qué es lo que vendo? ¿Humo?

Veamos. Fotografías. Sé que algunos de los visitantes de este bolg son aficionados a la fotografía,en algún caso, como el de frikosal,algo más que eso.

¿Quién no ha oído decir en alguna parte que las fotografías son capaces de detener el tiempo,de captar el instante? Y que son el testimonio de la realidad, un documento de lo ocurrido. Vale. Digamos que así, de entrada, se podría estar de acuerdo con esas afirmaciones y se podrían traer a colación infinidad de ejemplos.

Pero fijaos en las fotos que os he puesto. Fotos sen verbas, mudas.
Todos los retratados están criando malvas. Es curioso, mirad un retrato, el retrato de alguien vivo. A los pocos minutos de observarlo os parecerá que ese ser os contempla a vosotros desde fuera del tiempo. Esto es, desde la muerte. Las fotos no detienen el tiempo, sino que lo abortan. Lo anulan.

Ya ahora otra cosa, como documento, qué os parecería si no lo consideráramos fiable. Ya, ya. Ya sé que hay muchos ejemplos de fotografía testimonial. Pero suspendamos durante unos segundos esa seguridad. Un gesto hacia la eternidad tarde o temprano miente. Un gesto aislado, sin la secuencia de gestos que lo acompañaban, ¿no es una máscara?

Y ahora, perdón por tanta pregunta. Siga, siga cada cual con lo suyo.

Alberto M dijo...

Es que no se puede vender más que humo. Lo otro es ser peligroso.

Y las fotos, necesariamente alucinógenas.